APF GESTORÍA EN VALENCIA
Login
or
Register

Monthly Archives marzo 2021

marzo 30, 2021

Impuestos de los autónomos: ¿cuáles son y cómo se pagan?

impuestos de autonomos

Los impuestos de los autónomos son parte importante de las actividades económicas de los trabajadores independientes.

Cada país tiene sus propios tributos determinados por factores particulares, pero en el caso de España son el IRPF y el IVA los que deben declararse.

Si estás pensando en crear tu propia empresa, o ya eres un autónomo y quieres conocer en profundidad los puntos más importantes sobre tus impuestos, este artículo es para ti.

¿Por qué se pagan impuestos de autónomos en España?

Los autónomos también forman parte del sistema económico de España y, por ende, también tienen obligaciones fiscales con el Estado.

De hecho, debes saber que incluso antes de formar tu empresa deberás inscribirte en la Agencia Tributaria. En el inicio de este proceso te darán el modelo 037 que, una vez completado y aceptado por Hacienda, te otorgará un número de identificación fiscal.

Pues bien, después de que des de alta tu negocio como autónomo deberás cumplir con los pagos de los tributos correspondientes.

El impuesto sobre la renta de los trabajadores (IRPF) y el impuesto sobre el valor añadido (IVA) son los 2 tipos obligatorios para todos los empresarios autónomos.

Sin embargo, no podemos dejar de mencionar los pagos a la seguridad social que también debes hacer como trabajador independiente. Por supuesto, te mostraremos con detalles todas las consideraciones sobre este tipo de declaraciones.

IRPF, el impuesto sobre la renta de los trabajadores autónomos

irpf autonomos

El impuesto sobre la renta de los trabajadores autónomos es uno de los tributos que debes aportar al Estado si tienes una actividad.

¿Cómo se hacen estos pagos? Cada 3 meses deberás presentar el total de los ingresos que generó tu negocio, así como también la cantidad de gastos que tuviste y que correspondan a tu actividad comercial.

Una vez que se calcule el monto completo, se agregará un 20% a tu declaración que deberás pagar por concepto del IRPF. En este punto debemos destacar que la cantidad exacta de dinero dependerá de tu caso en particular.

Es por ello que existe la posibilidad de que tu declaración del IRPF anual (que se hace entre mayo y junio de cada año) determine que has pagado un 20% más o 20% menos de la tasa de impuestos que te correspondía.

En el primer caso, el Estado deberá reembolsar el sobrante que cancelaste, mientras que en el segundo tendrás que pagar un poco más para, finalmente, completar la diferencia del IRPF.

Deducciones del IRPF

Como autónomo, debes saber que dentro del IRPF también existe la posibilidad de tener algunas deducciones en casos particulares.

Antes de mostrarte de qué se trata, en APF Gestoría te recomendamos que tengas en cuenta 2 consideraciones muy, muy importantes:

  • Debes tener las bases que justifiquen las deducciones por las que optarás. El Estado es muy claro en este aspecto; solo podrás gozar de una reducción de los impuestos si puedes demostrar que esas actividades estuvieron relacionadas con tu trabajo independiente.
  • Solo te podrán asignar las deducciones después de que las entidades encargadas analicen exhaustivamente tu caso.
    Durante este proceso, el punto que mencionamos primero es decisivo.

Dicho esto, a continuación, te dejamos una lista de situaciones que podrías presentar a Hacienda para reducir la cantidad de tus impuestos sobre la renta.

Servicios o suministros

¿Recuerdas el modelo 037 que mencionamos al principio que te dará de alta como trabajador autónomo? Si llevarás a cabo las actividades de tu empresa en tu casa, en él debes especificar en qué parte exactamente estarán tus equipos o insumos.

Si, por ejemplo, la habitación que acondicionaste para trabajar ocupa el 20% de tu casa, podrás deducir el 30% del IRPF de esa zona en lo que respecta a los gastos de electricidad, agua, luz, teléfono y/o Internet.

Alimentación

 La alimentación es otro de los aspectos que puedes presentar para tus deducciones de los impuestos sobre la renta. Por supuesto, siempre y cuando se trate de comidas dentro de tu horario laboral, puedes deducir un máximo de 26,67 euros dentro del territorio español.

En caso de que estés fuera del país, pero trabajando como autónomo, la deducción se puede incrementar a 48,08 euros.

Impuestos de autónomos obligatorios: el IVA

iva impuestos autonomos

Como seguro sabrás, el impuesto sobre el valor añadido es obligatorio en muchos casos, y los autónomos no son la excepción.

En este caso, en cada factura que envíes a tus clientes deberás agregar un 21% al valor total que, después de ser cancelado, pasará a formar parte de tu IVA recaudado.

Pero esto no aplica solo para las facturas que emitas por tus servicios, sino que también se agrega a los pagos que estén relacionados con tu trabajo independiente. En este caso, esa cantidad pasará a formar parte de tu IVA pagado.

Al igual que el impuesto sobre la renta, el impuesto sobre el valor añadido también se presenta cada 3 meses, y tendrás hasta 20 días después del inicio de cada uno de ellos para calcular tus balances.

Para ser exactos, tanto el IRPF como el IVA podrán ser presentados hasta los primeros 20 días de enero, abril, julio y octubre.

Por cierto, al finalizar cada trimestre tambiénse harás un balance de las cantidades del IVA pagado y el IVA recaudado con la finalidad de computar las diferencias.

Pagos a la seguridad social

Aunque no se trata exactamente de los impuestos de los autónomos, los pagos mensuales a la seguridad social forman parte de los tributos de estos trabajadores.

En este caso, sí existe una cantidad total que se abonará directamente desde tu cuenta bancaria.

Esto es posible porque cuando haces el registro como trabajador autónomo debes sincronizar tus datos para que el Estado pueda cobrarte automáticamente el último día laboral de cada mes.

Volviendo a la cantidad que deberás pagar, la cifra es de 289 euros al mes basado en la cotización mínima. Esta cantidad es fija, por lo que no dependerá de tus ingresos mensuales, aunque existen excepciones.

Por ejemplo, durante el primer año como autónomo solo deberás pagar 60 euros mensuales. Después, del mes 13 al 18 pagarás 143 euros y de ahí hasta que cumplas 2 años como autónomo pagarás 30% menos del importe total (es decir, de los 289 euros).

Como verás, tanto el IRPF, el IVA y los pagos a la seguridad social son obligaciones con las que debes cumplir como autónomo, sin dejar a un lado que puedes optar por algunas deducciones para disminuir las cantidades a pagar.

Sin duda, al conocer tus responsabilidades será más sencillo construir una empresa.

Si tienes cualquier duda, no dudes en llamarnos:

Sticky
Comentarios desactivados en Impuestos de los autónomos: ¿cuáles son y cómo se pagan?
marzo 29, 2021

Sociedad limitada o autónomo: ¿Qué elegir para constituir tu empresa?

sociedad limitada o autonomo

¿Sociedad limitada o autónomo?; La gran pregunta que se hacen todas las personas antes de crear una empresa.

Si estás planificando el comienzo de tu actividad comercial, debes saber que ambas alternativas tienen ventajas, desventajas y características particulares que debes conocer antes de tomar una decisión.

Precisamente por esto hemos creado este artículo que, una vez que lo leas, estamos seguros de que te ayudará a elegir la opción más conveniente según tu caso. ¿Empezamos?

¿Qué necesitas para constituir tu empresa?

constituir sociedad limitada o autonomo

En España y en todo el mundo la constitución de una empresa no es un proceso que se puede hacer al azar.

En este sentido, es necesario hacer una evaluación previa para determinar el tamaño que tendrá la organización, los beneficios y, por supuesto, la cantidad de personas que estarán dentro de ella.

Y no nos referimos con esto al número de trabajadores, sino más bien a la cantidad de personas que aparecerán como propietarias de la empresa. Es aquí donde surge la decisión crucial de elegir entre ser una sociedad limitada o un autónomo.

Sociedad limitada o autónomo; ventajas y desventajas

ventajas y desventajas sociedad o autonomo

A continuación, te daremos un breve repaso sobre las definiciones de sociedad limitada y autónomo para que puedas elegir la figura jurídica que mejor se adapte a tus aspiraciones como empresario.

Por supuesto, también mostraremos las ventajas y desventajas de cada alternativa.

¿Qué es una sociedad limitada?

Se trata del tipo de sociedades más habitual dentro de España. Sus principales características están basadas en que el número mínimo de socios es de uno, pero no existe un máximo; sin embargo, se necesita un capital de inversión de 3.000 euros para constituir la empresa.

Además, las responsabilidades frente a deudas o demás situaciones relacionadas con la empresa se limitarán al capital aportado por cada socio; es decir, sus bienes individuales no se verán afectados.

Otra cosa que debes saber es que su denominación social debe registrarse con un nombre único.

Ventajas

  • Impuestos bajos con altos beneficios.
  • Responsabilidad limitada y repartida entre los socios.
  • Mayores beneficios bancarios.
  • Participaciones sociales más amplias.

Desventajas

  • Alto aporte económico para comenzar la actividad empresarial.
  • Contabilidad mercantil más compleja.
  • Gestiones más complicadas para constituir la empresa.

¿Y los autónomos?

Los autónomos, por su parte, se caracterizan por tener el control y la responsabilidad total de la empresa. Por ende, la persona jurídica de la empresa es la misma que figura como propietaria en los registros.

Eso sí, el proceso para que la empresa comience a funcionar es sumamente sencillo; solo basta con darte el alta de autónomo para hacerlo.

Ventajas

  • No es necesario tener un capital de inversión para iniciar la empresa.
  • Trámite de gestión inicial sumamente sencillo.
  • La empresa y sus ingresos pueden ser controlados por una sola persona.

Desventajas

  • Toda la responsabilidad recae sobre el propietario.
  • Fiscalización por parte del IRPF, cuyos impuestos pueden ser altos.
  • Menos beneficios bancarios.
  • Los bienes individuales también son de la empresa.

Criterios para elegir entre sociedad limitada o autónomo

sl o autonomo

Aunque no existe una fórmula mágica que determine cuál de las 2 opciones es la más factible en todos los casos, sí que hay criterios que pueden ayudarte a elegir la alternativa que mejor se adapte a la naturaleza de la empresa que vas a constituir.

Por esta razón reunimos una serie de criterios que te ayudarán en tu decisión.

Proceso de constitución de la empresa

La gestión para que tu organización comience a funcionar varía dependiendo de si lo harás como autónomo o como sociedad limitada.

En el primer caso bastará con darte el alta para que, incluso el mismo día, puedas comenzar tus labores empresariales. Por su parte, como SL tendrás que esperar entre 5 y 30 días para la aprobación, sin dejar a un lado que el trámite es más costoso.

¿Responsabilidad individual o compartida?

Sin duda, la responsabilidad compartida de la sociedad limitada puede ser mucho más ventajosa cuando tengas que hacerles frente a deudas u otras situaciones con terceros. En el caso de los autónomos, tu patrimonio personal también formaría parte de la empresa.

Beneficios bancarios

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que la sociedad limitada tiene mayores beneficios en el momento de pedir créditos bancarios al principio, pues las cuentas empresariales de este tipo dan mayor confianza a los bancos.

Sin embargo, una vez consolidados los autónomos también pueden optar por estos beneficios, siempre y cuando tengan una garantía fiable.

Imagen

Ahora teniendo en cuenta el aspecto de la imagen, tenemos que destacar que la sociedad limitada puede parecer más fiable, solvente y grande que los autónomos.

Comentamos esto porque, en muchos casos, los clientes pueden preferir hacer grandes negociaciones con empresas que con autónomos de manera individual.

Aporte para comenzar

Por supuesto, si no tienes los 3.000 euros para comenzar como sociedad limitada, ser un autónomo es la opción ideal para tu caso.

Cabe destacar que esa cantidad de dinero solo se usará como resguardo en el banco para el inicio de tu empresa. Después de poco tiempo podrás usarlo para todos los gastos o inversiones que correspondan en tu empresa.

Nuestro consejo

Ahora bien, teniendo en cuenta todos los puntos comentados anteriormente, en APF Gestoría queremos dejarte nuestra recomendación sobre la pregunta inicial de este artículo: ¿sociedad limitada o autónomo?

En primer lugar, debes saber que será de gran ayuda buscar una asesoría que conozca tu proyecto empresarial; desde la filosofía hasta los posibles inconvenientes que pueda tener con ambas opciones son puntos importantes.

En lineas generales y sin disponer de grandes recursos , lo ideal será comenzar como autónomo bajo la tarifa plana y sin tener que hacer una gran inversión inicial.

Por otra parte, existe la posibilidad de cambiar la naturaleza de tu empresa a una sociedad limitada. Este proceso será más sencillo si cuentas con una facturación mucho más sólida que la que tendrás al inicio de tus actividades económicas.

Queda claro, entonces, que la elección entre la sociedad limitada o los autónomos dependerá de las condiciones específicas de tu empresa, y una vez que identifiques tus fortalezas estamos seguros de que optarás por la decisión correcta.

Sticky
Comentarios desactivados en Sociedad limitada o autónomo: ¿Qué elegir para constituir tu empresa?
  • APF GESTORIA

    Forma parte de nosotros. Síguenos en las redes sociales


    social