Entendiendo el recargo de equivalencia: qué es y cómo te afecta

El recargo de equivalencia es un componente esencial, especialmente para el comercio minorista. Bajo el lema de simplificar la gestión del IVA, este régimen especial tiene implicaciones significativas para los autónomos y empresas en el ámbito de las ventas al por menor. 

En nuestro artículo de hoy en APF Gestoría, te expondremos de forma precisa y resumida de que se trata el recargo por equivalencia. 

 

¿Qué es el Régimen Especial de Recargo de Equivalencia?

El régimen de recargo de equivalencia es un componente obligatorio del IVA para el comercio minorista. Este ámbito incluye a aquellos negocios que adquieren productos para la venta sin realizarles transformaciones sustanciales. El término «recargo de equivalencia» alude al aumento adicional en el IVA que los minoristas deben abonar a sus proveedores en cada compra de productos destinados a la venta. 

  • Este recargo adicional tiene una ventaja clave: exime a este colectivo de la obligación de presentar declaraciones de IVA, lo que implica no pagar el IVA correspondiente a las ventas realizadas a los clientes. 
  • Esto, en última instancia, simplifica la gestión del IVA y conlleva beneficios económicos.

La normativa que rige las bases del régimen de recargo de equivalencia se encuentra plasmada en la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido. Este marco legal aborda tanto los aspectos generales del IVA como sus diversos regímenes, con el Capítulo VII dedicado específicamente al régimen de recargo de equivalencia.

 

¿Cómo funciona el Recargo de Equivalencia?

Este sistema simplifica la contabilidad de los comerciantes, ya que son los proveedores quienes aplican y declaran este recargo a Hacienda. En efecto, impone normas diseñadas para facilitar la gestión del Impuesto sobre el Valor Añadido en las ventas al por menor. 

Además, el régimen de recargo de equivalencia está disponible para profesionales autónomos y entidades en régimen de atribución de rentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Los requisitos para acogerse a este régimen son los siguientes:

  • Los ingresos deben provenir de la venta de productos que no han sido transformados por el comerciante y se venden en su estado original, tal como fueron adquiridos de proveedores externos.
  • Al menos el 80% de las ventas del año anterior deben ser a consumidores finales, excluyendo empresarios o profesionales autónomos. Esta condición no aplica si el comerciante utiliza el sistema de estimación directa objetiva.

 

recargo de equivalencia

 

Si eres autónomo, vendes productos sin transformación significativa y la mayoría de tus ventas van a consumidores finales, es probable que puedas beneficiarte del régimen especial de recargo de equivalencia

Sin embargo, hay excepciones y consideraciones especiales que debes tener en cuenta (por ejemplo, existen exclusiones para productos como vehículos motorizados, embarcaciones, aviones, joyas, prendas de vestir de lujo, objetos de arte, etc.). 

Si quieres saber más de este tipo de excepciones no dudes en contactarnos para recibir una asesoría totalmente personalizada ¡En APF Gestoría te ayudamos en todo lo que necesitas!

 

Tipos de Recargo de Equivalencia

El recargo de equivalencia varía según el tipo de IVA aplicado a los productos. Aquí están los principales tipos de recargo de equivalencia:

  • Para el tipo de IVA general del 21%, el recargo de equivalencia es del 5,2%.
  • Para el tipo de IVA superreducido del 10%, el recargo de equivalencia es del 1,4%.
  • Para el tipo de IVA superreducido del 5%, el recargo de equivalencia es del 0,62%.
  • Para el tipo de IVA superreducido del 4%, el recargo de equivalencia es del 0,5%.
  • Para tabaco, el recargo de equivalencia es del 1,75%.

 

Ventajas del Recargo de Equivalencia

Al no requerir declaraciones periódicas de IVA, se reduce significativamente la carga administrativa y contable. Además, la no presentación de declaraciones trimestrales implica que no se paga el IVA repercutido a los clientes, lo que puede resultar en ahorros financieros.

Del mismo modo, debes saber que la gestión simplificada del IVA hace que la contabilidad sea más accesible para los minoristas.

 

Algunas desventajas del Recargo de Equivalencia

Todas las compras de mercancías llevan un recargo adicional, lo que puede aumentar el coste de adquisición de productos. No se pueden realizar deducciones de los gastos, lo que significa que no se puede recuperar el IVA y el recargo soportados en las compras.

También debes considerar que al incluir el recargo de equivalencia en el precio, puede ser más complicado ajustar los precios de venta y calcular márgenes de beneficio.

 

recargo de equivalencia

 

¿Cómo facturar con Recargo de Equivalencia?

El proceso de facturación con recargo de equivalencia se centra principalmente en las compras de mercancías a proveedores. Mientras que las facturas de venta para negocios bajo este régimen NO experimentan cambios significativos, los profesionales deben prestar atención a las facturas de gastos con proveedores.

Aunque no existe la obligación de emitir facturas por norma general, hay excepciones, como las ventas de inmuebles, ventas a otros países de la Unión Europea, exportaciones y ventas a administraciones públicas o personas jurídicas no empresarias.

 

Debes tener en cuenta algunas obligaciones

Es crucial informar y demostrar a los proveedores que se opera bajo el recargo de equivalencia para que añadan el recargo correspondiente en la factura. Aunque no es obligatorio para aquellos que solo operan en este régimen, los profesionales que realizan actividades adicionales deben mantener un libro registro de facturas de gastos con las compras separadas por cada régimen de IVA.

En ciertos casos, como la venta de productos a viajeros no residentes, se debe presentar el modelo 308 para solicitudes de devolución de recargo de equivalencia. Del mismo modo, en ventas al por menor dirigidas a consumidores finales, se puede expedir una factura simplificada y copia cuando el importe no exceda los 3.000 euros (IVA incluido).

 

Recibir ayuda personalizada con APF Gestoría!

Como puedes ver, el recargo de equivalencia es un tema bastante complejo en el que puedes necesitar ayuda profesional para gestionarlo de manera correcta.

En APF Gestoría ayudamos a autónomos, Pymes y empresas en diversos temas fiscales, laborales y contables, ofreciéndoles soluciones expertas a un precio asequible ¡Contáctanos ahora!

Artículos recientes

¿Tiene alguna pregunta?

(+34) 629 942 614

info@apfconsultores.es